12 diciembre, 2006

Inconcluyendo

- Cuando llego a una conclusión, generalmente me encuentro con más dudas y menos claridad sobre aquella serie de palabras, hechos, emociones (usémoslos como sinónimos) cuya reflexión o acción debería estar concluyendo.

- Hay momentos en que deberíamos decir que no. Desconozco las razones, menos entiendo porque decimos que si.

- Cuestión de tiempo, por eso nada se concluye.

- Positivo-Negativo. Pesimismo/Optimismo.

- Deberíamos negarnos cuando hay algún riesgo, o daño advertido. No así cuando se trata de ayudar a los demás. ¿Y porqué no decidir tomar el riesgo? ¿O decidir no colaborar?

- No me gustan las personas negativas, quienes enfocan sus energías en acentuar lo malo. Lo no-agradable. Lo peor. Tampoco soporto a quienes siempre están alegres y todo lo ven positivamente, sencillamente. Las cosas no son así. Pero tenemos puntos de partida, posiciones. Esto es evidente cuando se discuten posiciones ideológicas, teorías sociales. Crítica.

- Si las cosas no cloncluyen no debería exigirse un fin aparente. Ilusorio.

- En teoría cultural, como en todo lo humanístico y social, es difícil mantener una visión optimista. Muy sencillo es deprimirse. Algunos dirían que soy pesimista. La posibilidad de cambio es mínima, cualquier intento está considerado y es inmediatamente asimilado por el sistema, o la circunstancia, o el momento específico. Las situaciones no son humanamente favorables por naturaleza. Afortunadamente.

- Ayudar por empatía. Ayudar para sentirse mejor. Ayudar para colaborar. Ayudar para evadir(se). Ayudar para mejorar. Ayudar para empeorar. Ayudar por necesidad. Ayudar por ayudar.

- Mi punto de partida es negativo. La conclusión lleva siempre a las mismas inconclusiones. Desde distintas perspectivas. Pero admiro a quienes afrontan aspectos ideológicos desde una visión optimista. No es que crea en sus planteamientos, pero en el proceso de buscarles un desarrollo, adquieren un conocimiento más profundo de las implicaciones. Por eso la conclusión no importa, importa el camino. Quiero camino y duele.

- Que fea palabra es AYUDAR... suena horrible. Su poder simbólico me gusta. Y sus trampas.

- Quizá el idealismo es inocente y ambicioso, pero genera luchas, algunos logros, mucha reflexión, cuestionamiento. Hay otro idealismo que genera inacción, las ideas son ideas. El pragmatismo carece de ilusión, por lo que me parece muerto. Un muerto que genera.

- Hacer cosas por los demás. Interrogar motivaciones.

- Mi punto de partida es negativo, parto de que las cosas están mal, todo es complejo y la realidad social no es deseable. Con esa noción busco mejorarlas, con la conciencia de que jamás serán ideales. Pero que tampoco están perdidas.

- Sociología: Biografía e Historia

- El aspecto personal, ¿independiente del social?. Pesimismo social. Optimismo personal. Las actitudes, el día a día.

- No conclusión, no perfección. Posiblidad de mejora. Contextos específicos. Quizá son objetivos menores, no se enfocan en el absoluto, pero buscan ser congruentes con estas contradicciones. Idealismo light. Y posible. Límites de la crítica y la fe. Imposibilidad de radicalización.

- Todo genera más dudas.

- Admiro y detesto a quienes teniendo inteligencia, conocimiento y conciencia social pueden ser radicales. Ir en contra de sus parámetros de crítica.

- Son palabras. La vida no funciona con opuestos, no tiene dos polos ni dos caminos. No hay bien y mal. Aunque así es más fácil de entender. Intentar comprender ¿para qué?

- Cuando se pone la Historia por encima de la Biografía, la colectividad sobre el individuo, entonces la razón importa poco, porque buscamos mejorar y estamos mal. El hambre y la exclusión se sienten, emocionan, contra esto no hay razón. Así entiendo sus luchas. Porque esa es una parte de mi.

- Pocas veces hay sinceridad. Juegos del lenguaje. Dudas.

- Nada concluye, todo son siempre más dudas. Podría oponerme a todo lo que acabo de escribir. Yo. En un contexto específico con situaciones que me hacen pensar así. Elecciones y estructuras.

- Soy sincero y desconfío. Humanos. Experiencia. Temor.

- Ignorancia y felicidad. Inconciencia y goce. ¿Será?

- Entonces para qué buscar, para qué pensar, para qué dudar.

- Supongo que para disfrutar el proceso, para pensar en él cuando la impotencia y la desesperación se apoderan del camino.

- Tener clara una acción después del análisis. No su naturaleza. Su posibilidad.

- Las razones no importan. El proceso no es voluntario. Jamás concluye.

6 comentarios:

Marisa dijo...

Todos son procesos... admiro a la gente que es capaz de reconocer sus propios procesos, vivirlos, sentirlos y generar mas dudas a partir de los mismos... porque ¿aprender no es simplemente el proceso de generar dudas?

*~PinkTangerine~* dijo...

Vaya que andamos pensantes!! Uy mataron al dragón!! ok.. acabo de cambiar el canal y no sé de que hablan.. en fin. te quiero.

d:ego dijo...

And there I was complaining I think too much. The thing is, I delve into all the analyzing and often regret not taking action 'cause I'm unsure or just plainly confused. There's always a question isn't it? Yet, there's always a possibility. Something much more in accordance with my light illusionist self. In the end, for me, the problem are choices. I guess we'll have to think about it.

humantree dijo...

Marisa: supongo que si, pero tengo mis dudas... jaja

Pinktangerine: y esto es tooooodos los días... ¿el dragón no puede revivir?

Diego: is there a way to stop it?

Manzana Marina dijo...

Ok me perdí entre el dragón y la encricijada de las decisiones... el punto es que el pensar demasiado es tan peligroso para el orden mental como el no hacerlo en lo absoluto. Y más. Pero qué se le va a hacer, si ya se abrió la caja... si no pregúntale a Pandora.
Te quiero árbol cuídate y piensa en orden o en desorden.

humantree dijo...

manzana del mar: DUDO que la caja haya estado cerrada alguna vez... ánimos pa vos.