26 diciembre, 2007

7, 8

En unos días el 8 llegará con toda la fuerza de su redondez a instalarse en los calendarios, relojes, agendas, blogs y demás construcciones empeñadas en medir y ubicarnos en esa dimensión fascinante que es (o no) el tiempo.
El 7 será hospedado en el caprichoso universo de la memoria mientras lo que para muchos es el mundo entero, continuará celebrando más por instrucción que por convicción.
Aun cuando este blog con complejo de árbol estuvo al borde de la sequía, mi 7 es un año muy vivo, con un fin que sintetiza agresivamente la intensidad de sus jornadas y el valor de sus enseñanzas. Mi 7 que parece tan corto y al mismo tiempo tan distante es un año de sueños, contrastes, viajes, música, amigos, emociones y convicciones.
Deseo profundamente que el 8, nuestro 8, nos permita seguir creciendo para enriquecer juntos nuestras vidas. Que vengan cuestionamientos y aprendizaje, sabiduría y mucha paz. Gracias por leer, por estar, entender, intentar, diferir y compartir.

Hasta el nuevo año.

Existencia

Octubre 2001.
Una clase que nunca olvidaré:
Prepa, 4to semestre, El Extranjero, Camus y Sartre, existencialismo y conocimiento:
LIBERTAD - RESPONSABILIDAD - ANGUSTIA... las manzanas.

Diciembre 2007.
Alegría, miedo, melancolía, familia, valor, amistad, fiesta, congruencia, dolor, respeto, cariño, soledad, encuentro, sonrisa, amor, voz, desencuentro, casa, viaje, celebración, decepción, dogma, recuerdo, lágrima, gratitud, compañía, diálogo, culpa, crecimiento, paz, desesperación, ilusión, responsabilidad, orgullo, reflexión, distancia... just too much, all together. Merry xMAS.

07 noviembre, 2007

Así es como caes

Aguantando.
Siempre supe que no era para mi, como tantas otras cosas, como casi todo. Intenté cambiarlo, me quejé, critiqué, exigí, hablé, grité, me quise ir... lo pensé mucho y me quedé. Por el título, porque no iba a volver a empezar, por el prestigio, por tiempo, porque la otra opción en ese momento era peor, porque finalmente estando dentro del sistema lo podría conocer mejor... por aparente comodidad.
Me concentré en el intercambio, durante un año la idea de irme me mantuvo motivado, además de dos o tres clases, en es tiempo había excepciones. Me fui, lo disfruté, aprendí, recordé que la educación de calidad existe y regresé con una nueva actitud, sabiendo a lo que venía, al horrible y estúpido sistema en el que me quedé por razones casi tan tontas como el 95% de las personas subhumanas que lo integran.
Y lo estaba controlando, tomaba las cosas con calma, intenté ubicar mis expectativas por debajo del inframundo para que al menos con una clase decente, me sorprendieran... por poco me convencí al principio del semestre, pensaba que los profes no eran tan malos, por lo menos a cada uno le gusta su área. Le di el beneficio de la duda a clases sobre las que no tenía conocimiento alguno, mucho menos interés.
Mi actitud se mantuvo unos meses, me concentré en mis amigos, anclas que siempre saben ver lo positivo de las situaciones, personas que admiro y valoro, quienes aun guardan un poco de respeto por esta fábrica aspiracional de asalariados mediocres, luces que han sido lo mejor que he encontrado en este lugar. Me centré, por primera vez, en mi vida fuera de mi educación... y estaba funcionando. Contrario a mis convicciones, le resté importancia a mi escuela y muchas cosas buenas vinieron, estuve muy tranquilo, hasta contento... Sabemos que no hay tranquilidad que dure un semestre, no aquí.
Tengo más de tres meses tratando de ignorarlo, de restarle importancia porque desde hace dos años me di por vencido, las cosas no van a cambiar, yo no las puedo cambiar, mis exigencias no les importan y entiendo perfectamente sus razones, si me quedé fue con sus condiciones y bajo la premisa de no tener motivación académica alguna durante el resto de mi vida por el Tec.
Lo entiendo, lo confronto, lo acepto. Pero no lo puedo aguantar, no puedo.
No por entenderlas, las situaciones se vuelven más llevaderas.
Ya no puedo, ni quiero.
Porque caí, caí horriblemente en este juego en donde te callas y aceptas y te evades porque desde un principio sabías que no era para ti y tu razón, aliada siempre de la cobardía, te convenció de que tenías que quedarte, y aguantar.
No se si voy a poder seguir perdiendo el tiempo, dinero que no es mío, toneladas de paciencia y vida útil de mis neuronas y mis sueños un año más. Porque además, y ése es el problema, te agota. Te exprime y te imposibilita para enfocar tus energías en otra cosa. Es un monstruo que te absorbe, como a las personas que trabajan las enajena su monótona rutina hasta olvidar sus motivaciones reales, sus ilusiones, lo que les gusta... cuando una cerveza y una película con explosiones y sexo se convierten en el antídoto perfecto a la esclavitud de la que no son víctimas, porque decidieron entrar y quedarse y caer, 'concientemente', aguantando...

Y eso que es de lo mejorcito del país. Pobrecito México.
No se si aguante, pero ya casi.

Ok, ahora piensen en algo bonito para que tanta energía negativa no se apodere de sus brillantes mentes. Esa no es mi intención.

25 octubre, 2007

Octubre

Por poco se me va octubre sin post.
Es otoño pero este árbol no debe quedarse sin hojas.
Creo que pronto estaré de vuelta, ya tengo conexión a internet en casa, teléfono también, y antes de regresar a la virtualidad del mundo cibernético, estoy habituándome a la estabilidad.
Hacía muchos meses, desde mayo posiblemente, que no tenía un lugar, un terreno para que las raíces se alimentaran tranquilamente. Viajes, adaptación, vida nómada, dejar casas, buscar casa, encontrar una sin sentirla propia, empezar a arroparla para que me arrope...
La señal más clara, mi desconexión.
Y me gustó.
Me gustó vivir sin internet, dormir, desvelarme con libros y no con blogs o mensajeros, conectarme para estar pendiente de lo más selecto o para compartir y atender las mínimas tareas escolares del semestre.
Imaginar posts y soñarlos para no tener que publicarlos... Dialogar con la voz y la cercanía.
El aislamiento virtual me dió estabilidad real, la estabilidad trajo más cosas verdaderas, de la realidad, que implican sentirse vivo... muy vivo.
Como árbol oxigenado, nutriéndose de amigos y amor, con prioridades reinventadas, cobijado por un cielo de música del corazón, capaz de adaptarse, de dar sombra, de ayudar a respirar... sintiendo al frío asomándose para despertar.
Quizá es tiempo de volver, poco a poco, para seguir soñando, para tener luz.
Como me cantó Eugenia, bella y poderosamente, la semana pasada:
Luz que nunca sobre, para que apreciemos a la noche.

17 septiembre, 2007

Lágrimas verdes

Despiertas...

Decides romper la unión de tu piel con la sábana sobre el relieve del colchón, te asomas y ves, a través del aparador, como lentamente el árbol, único signo de vida entre las piedras de la calle, es filosamente mutilado... Y tienes ganas de llorar...
Uno a uno van fluyendo los días de lágrimas, líquidamente convertidos en húmedas semanas.

Como cuando tus ojos, green eyes, no dejan de llorar: por la congestión nasal, por la lluvia, por la alergia o el frío, porque tus párpados no alcanzan a cerrar... porque no ves bien, por una infección, por la contaminación, el polvo o la digitalización... Como cuando alguien a quien quieres está llorando y en su nostalgia te contagia, mientras otra amiga no puede llorar, contra su voluntad, y un hermano, desconcertado, ha llorado en soledad...
Tus ojos simplemente no dejan de llorar, brotan gotas rodeadas de luz, tormenta de verano con el otoño asomándose por detrás.

Es físico, climático, emocional, porque no estás triste pero los demás sí, y tus ojos se humectan, y piensas en la felicidad, y ésta se desborda cuando tocan a tu puerta, y los green eyes, como su estrella, no dejan de llorar.
Tus lágrimas, que por días han mojado tu piel sin razón, se unen a tus deseos y por fin, tienes ganas de llorar.

Porque no estás sólo, y empiezas a llorar.
No dejas de llorar.

Lloras...

27 agosto, 2007

SE SOLICITA

- Un cilindro de gas

- Una linea telefónica

- Un servicio de interné

- Un fontanero (plomero, técnico hidráulico-gasero, etc.)

- Un servicio de lavandería

- Unas repisas que se hagan pasar por muebles

- Muchos agradecimientos para todos los amigos que siguen ayudando y compartiendo

- Una canción de Coldplay

- Unos boletos para Serrat y Sabina

- Otros para Bosé

- Unas clases de yoga

- Un estudiante de negocios que se haga pasar por árbol

- Un administrador(a) de tareas y del tiempo

- Y otro de felicidad.

21 agosto, 2007

Sobre partir...

Dice Cristina Rivera Garza en Milenio y en su Blog que el lugar importa:

"Es una costumbre noble, ésa, partir. Y también es una costumbre brutal. Uno se acostumbra a elevar la mano y a borrar, en ese cauteloso movimiento oscilatorio, lo que queda atrás. Uno olvida, siempre con método. El gajo que desbarata la completad de la mandarina. El puño que se convierte en cinco dedos. La pieza que, por ausente, obliga a la imperfección de las máquinas o la que, por no estar ahí, contribuye al fluir de las aguas. Uno jura. Uno ve el paisaje al otro lado de la ventanilla y descubre, entonces, qué es exactamente el verbo extrañar, el sustantivo nostalgia, el subjuntivo si hubiera, el futuro del condicional. Después, en el anonimato del otro lugar, uno prevarica. Uno inventa un origen y un pasado y, si se puede, lo que vendrá. Luego sólo queda el arrebato que provoca a veces esa corteza, aquella montaña, ese pedazo de ciudad, esta luz."

09 agosto, 2007

Regreso a casa II

Tras un agitado verano y muchos meses, estoy en Guadalajara.

De regreso y sin hogar. Ya casi consigo terreno para la raiz.

La tinta verde vuelve.

06 julio, 2007

Uno




"Uno busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños prometieron a sus ansias..."

- Enrique Santos Discépolo

Que
no venga un frío cruel a robarnos toda ilusión...


24 junio, 2007

Regreso a casa

Ya estoy en Tijuana, desde hace varios días. Como es costumbre me tenían lista una agenda bastante saturada. Entre una boda, graduaciones y reuniones familiares no he tenido tiempo ni para asimilar todo lo que pasó en los últimos meses. Inmediatamente me acostumbro y siento que nunca me fui, que las cosas siguen igual y todo fue un sueño... y los sueños sueños son.

Pero pronto empezará la asimilación. El último mes en Birmingham fue el mejor, como siempre en estos casos y el regreso lleno de emoción, de la buena. Nos seguimos leyendo...

¡Ah! estoy extasiado con el nuevo disco de Eugenia, se llama Pasional y es una joya.

04 junio, 2007

Siento que me hace pum pum mi oído pum pum

Me duele el oído.
Hay vidas con situaciones como de cuento de hadas.
Más de una hora y no termino de actualizarme.
Ya empezaron las despedidas.
Soy parte de un cuento ligado al sitcom.
Muchos blogs y columnas que no leí en tres días.
Me considero una persona paciente.
Terminaron mis actividades escolares.
Me impacienté con llantos infantiles.
Hacía mucho que no escribía tanto con la mano.
Y que no veía tanta televisión.
Me gusta Inglaterra.
Qué rico es el pollo orgánico.
Tengo gotas y pastillas.

28 mayo, 2007

1989


1989 es uno de esos años extremadamente trascendentes para la 'Historia Mundial' (con mayúsculas y entre comillas). Ya lo podemos comprobar en los libros (o documentales, o internet). Pasaron muchas cosas, se gestaron otras tantas. Hay quienes aseguran que con el 89 llegó el fin de una de las décadas con mayor influencia cultural para futuras generaciones, creo que lo estamos constatando. Para algunos es el año que marca el fin del siglo XX, sus utopías y su modernidad. Podría decirse que es el año donde se definen la economía y el poder global como los conocemos. Pero mientras se caía el muro de Berlín, yo estaba muy ocupado (y dicen que celoso) cuidando y conociendo un regalo con vida propia que me enseñaron a esperar con la mayor de las ansias y emoción.

1989 no sólo cambió mi vida, le dió sentido. Nos convirtió en una familia, dándome una razón para vivir aprendiendo a compartir. Y me cuesta trabajo aceptar que ya pasaron 18 años... más de 18 años desde que fui el 'niño-vestido-de-hawaiiano' más feliz abriendo regalos para la niña que estaba dentro de mi mamá. Casi 18 años del día que esperaba, dibujando cartas para ambas, su regreso del hospital, con personas que al igual que los lugares ya sólo están en los recuerdos.

Desde entonces muchas cosas han pasado. Lo más importante es que empecé a crecer junto con el ser que más quiero y admiro, de quien más he aprendido, siendo tan distintos y al mismo tiempo tan iguales. A la que siempre extraño pero también siento cerca. Mi hermana es mi mejor amiga y mi conexión directa con la tierra siempre que lo necesito. También creo que somos, mutuamente, la influencia más grande en nuestras vidas. Por eso no me siento egoísta cuando más allá de celebrar su cumpleaños #18, festejo también mi mayoría de edad como hermano, es decir, todos estos años de estar juntos, construyéndonos, aguantándonos, conociéndonos y queriéndonos.

Con nadie como con ella siento que la infancia permanece, y cuando uno escribe posts como este, es porque los años, ahora sí, empiezan a contar... Ya estamos grandes...

En mayo de 1989 recibí el regalo más grande que me ha dado la vida. Me lo dieron mis papás y tiene el nombre más emblemático y triplemente amado de mi vida: Mireya.

27 mayo, 2007

Para algunas cosas...

I bet they are right.
One can be an old person at 21,
really mature for certain things…
Always an adult in a child’s body.
But so not-grown in other ways
So afraid, so silly, so pathetic…

19 mayo, 2007

Yo, seré, el viento que va...

I.
Antes de irme así estaba mi escritorio, recordándome, con tinta verde, que el 11 de mayo estaría en Elche con Bosé:


..Y nos dieron las 10 (intentando escribir un book review) y las 11 (seguían los desvelos), las 12 (ya era 10 de mayo), y la 1 (en messenger) y las 2 (esbozo de equipaje) y las 3 (mucho sueño, algunas ideas, poca redacción) y sin terminar el libro al amanecer nos despidió la luna...

Como a las 5 el trabajo iba tomando forma, para las 7 sólo tenía que pasar el spell check y gabarlo en CD. Afuera llovía mucho, regresó el frío. Una hora después estaba imprimiendo en la biblioteca cuando quedó al descubierto la identidad de la Amigui, vía chat de Gmail. Los engañé sin proponérmelo. A las 9 entregué el trabajo y corrí para terminar de hacer la maleta. A las 10, con mucho frío, esperaba el camión para irme a la estación y tomar otro que me llevaría a Luton Airport. Llamé a Alicante, y gran sorpresa, Lila Downs en la noche. Mejor imposible, Lila un día antes de Bosé. Para las 6 de la tarde ya estaba en España, la costa muy bonita desde el avión. Tenía calor. Me doy cuenta que el aeropuerto no está en Murcia, el pueblo se llama San Javier y parece que está lejos. Tengo que tomar un taxi, me deja en la parada de los autobuses que van a Alicante. 3 kilómetros. 10 euros. De regreso mejor camino. A las 7 pasó el autobús. Dieron las 9 y seguíamos puebleando por la costa, el concierto había empezado a las 8:30, me urgía llegar. A las 9:15 estaba en Alicante, minutos después llega Jorge a la estación. Primer reencuentro, abrazo prolongado. Dos horas de retraso.


...Y nos dieron las 10 (llegamos a las últimas canciones, gente bailando en los pasillos del teatro, cartas de la lotería como escenografía, imágenes de Tijuana en el proyector. México. España. Alicante. Idealista. Árbol. Muchas horas sin dormir, todo era surreal) y las 11 (fuimos a cenar y platicamos mucho), casi las 12 (llegamos al departamento con vista al mar, piso 29, en el edificio más alto del centro de Alicante. Llamada del día de las madres a México), y la 1 y las 2… y cansados al anochecer nos encontró la luna, ya nos habíamos dormido, en un pueblo con mar una noche después de un concierto… y faltaba otro.


II.
Era ‘EL DIA’, concierto de Bosé en la noche, en Elche, una localidad cerca de Alicante. Dormí toda la mañana, mientras mi amigo-anfitrión trabajaba. Pude descansar bastante, leí un poco, en la terraza frente al mar:


Quedamos de vernos para comer, antes de salir le llamé a mi profe, para vernos en Málaga, le volvería a llamar cuando tuviera los datos de mi viaje. Caminamos por las calles de Alicante:


Llegamos a la costa, una playa muy bonita, ambiente de verano. Mucho calor, comimos frente al mar, no paramos de hablar, ponernos al tanto, compartir historias, cambios, crecimiento, recordar.


Antes de partir rumbo a Elche, la capital mundial de las palmeras, y el punto de encuentro con MI-guel Bosé, fuimos a ver horarios y precios de tren para el día siguiente. Gran sorpresa, Málaga está muy lejos, ir implicaba viajar todo el sábado, estar menos de cinco horas por allá y perder todo el domingo en trenes. Precios elevados. Se me ocurre revisar autobuses. Puedo viajar toda la noche del sábado, llegar a Málaga el domingo temprano, y regresar en la noche para estar en Alicante el lunes por la mañana. Listo. Vámonos a Elche. Caminamos entre palmeras mientras hablamos de la incertidumbre del futuro.

(es Alicante, no Elche, pero pa’mbientar)

Museo de la palmera. Centro de investigación de la palmera. Palmeras patrimonio de la Humanidad. Ruta de la palmera. Me falló el sentido de la orientación. Llegamos a la ciudad deportiva de la Universidad, donde tenía mi cita con el Amante Bandido. Campo de futbol, poca gente, las señoras predominaban entre el público, estuvimos muy cerca del escenario. Una de las pláticas más memorables sentados en el pasto, esperando a Bosé, entre las piernas de las fans, y sus acompañantes aburridos. Sociología, publicidad, comunicación, planes, futuro, pasado, objetivos, misiones, humanismo, capitalismo, corporaciones, imaginación, con bocadillo de jamón. Nos paramos, salió Miguel, canto, bailó, lloró y por dos horas no dejé de gritar. Tenía muchas ganas de ir a un concierto. Este no fue cualquier concierto. Llevaba meses esperándolo y ahorrando. Iba con un amigo, también fan, como la última vez. Son 30 años de carrera, incluidas Don Diablo y Supermán con coreografía. Y Linda y Amiga con lágrimas. Con El hijo del Capitán Trueno, Este mundo va y Sevilla, las que más quiero. Y como siempre, La Belleza, mi favorita. Para no perder la costumbre una señora a la salida me dijo las ya conocidas "¡Que me ha impresionado, que te sabeis todas, pero si sois muy joven!", claro esta vez con acento ibérico y sin Tania, Eugenia o Alberto Cortez haciéndome llorar entre puro viejito. Jorge está de acuerdo, soy un señor. Es chistoso cómo el público de Bosé en México se compone en us mayoría de gente joven (30 para abajo, muchísimos en sus 20's) y 'diversa', osea aquello parece desfile del orgullo gay. En España, o al menos en Elche, eran más bien señoras, de 40 para arriba, en grupo o acompañadas por sus hombres con cara de aburrimiento. Como ya era de madrugada, un amable matrimonio que no conocíamos nos regresó a Alicante, son amigos del primo de Jorge. El soundtrack por la carretera: Papito.

(La calidad del espectáculo es inversamente proporcional a la de la portada del disco)

III.

Sábado en la mañana, despierto al ritmo de Kevin Johansen. Lila, Bosé y ahora Mr. Johansen desde el ipod en la terraza frente al mar. Más gustos musicales comunes. Desayuno marino y frutal. Luego de compras: discos de Jorge Drexler y uno de Ismael Serrano en vivo, no encontré varios libros, que bueno porque no me hubiera alcanzado el dinero, pero sí estaban Los detectives salvajes de Bolaño, me tiene feliz. Después subimos a la fortaleza, no castillo, desde donde se tienen vistas hermosísimas de Alicante, mismas que están en mi cabeza porque la cámara se quedó en el piso 29. En mi cabeza, van dando vueltas...

(Fortaleza desde la playa, yo estuve allá arriba)

También fuimos a la playa para seguir actualizándonos y recuperar el sol del que me ha privado el clima inglés.


Había mucha gente y mojé mis pies en el mediterráneo...

(¿Y los pies?)

Después de comer, descansar y tomar unos ricos mojitos con la emoción a flor de piel en un bar que parece sacado de algún cuento muy emocionante y memorable de tiempos de la Revolución que nunca llegó, inicié mi viaje hacia Málaga, a las 11 de la noche, en el autobús.

IV.
Llegué a Málaga antes de las 7 a.m. en domingo, por lo mismo pude recorrer la ciudad de Picasso vacía, al amanecer. Me encantó desde el primer momento. Estuve caminando por el parque paralelo a la marina, por la ruta de Picasso (su casa, el museo, el taller de su papá), la Catedral con una torre incompleta y la calle de un señor Larios, donde tenía una cita a las 10 en el café Lepanto, básica, básicamente. Mientras ella llegaba, yo leía acompañado por Roberto Bolaño y un café. Dieron las 10 y se apareció frente a mí, impecablemente combinada en tonos naranjas que sólo a ella se le pueden ver bien, con toda su elegancia y ese aire europeo, ahora sí tan natural, mi profe. Tras un cálido abrazo me preguntó a quién había ido a ver en concierto y tras mi respuesta me contestó: "Ah... Miguel, siempre me cayó muy bien, yo lo conozco, bailábamos juntos hace mucho, a él y a Camilo y a todo el grupo, tengo muy bonitos recuerdos, y ganas de verlo, ¿y por qué te gusta?" Por supuesto yo disimulé mi estado de impresión y emoción total, y tras reseñar brevemente mi fanatismo por su amigo, quedamos en que iremos juntos a verlo en Guadalajara.

Tomamos el autobús turístico por Málaga, ella reconociendo una ciudad a la que tenía muchos años sin volver, donde pasaba las vacaciones de su infancia, yo admirando la belleza de Málaga y su privilegiada localización geográfica, entre el mar y los montes. Platicamos mucho, conocimos, nos conocimos, y más tarde fuimos a comer con su mamá y una amiga. Creo que tenía muchos años sin reírme tanto por tanto tiempo. El resto de la tarde fue un gozo total con dos señoras amabilísimas, chistosas, ocurrentes, llenas de anécodotas y buen humor, que me alimentaron hasta decir basta y me llevaron a conocer más. En la noche nos despedimos, mi profe me acompañó a la estación y yo quedé muy agradecido por la hospitalidad, la compañía y la confianza. Viboreamos un poco sobre la política mexicana, no se le ha olvidado que no voté por Calderón y me volvió a reclamar. La despedida fue emotiva, como la de hace un año, en mayo del 2006, cuando no sabíamos (eso nunca se sabe) si nos volveríamos a ver. El 'nos vemos en agosto' me motivó a un regreso que trato de evadir.

V.
Llegué el lunes muy temprano a Alicante, desayuné con Jorge, caminamos un poco y nos despedimos, seguros de que había sido un fin de semana inolvidable. Estuve un rato más por la ciudad, tomando las fotos que ven. Porque los días anteriores la cámara se había quedado en mi maleta, incluyendo el concierto y Málaga.

(Así se ven los carritos desde el piso 29)

Volví a la playa, llenándome de sol, calor y arena, energetizándome para el regreso y mi último mes en Birmingham. Y me dieron ganas de andar en bicicleta...


Y de tener entre 3 y 7 años.


Ahhh... y parece que las flores TIENEN que ser amarillas. Insisten en hacer copy-paste con el paisaje.


Otra vez camioncito costero de dos horas al aeropuerto, me bajé en la misma parada donde lo tomé de ida... ¿recuerdan los 10 euros? pues además de negarme a pagarlos, me era financieramente imposible. Así que caminé como 3 o 4 kilómetros en la carretera, ¡se veía más corta la distancia! 40 minutos después llegué medio muerto al aeropuerto. Me cambié y abordé. A las 12 iba llegando a mi cuarto. En England llovía.

VI.
Súper buen break después de tres semanas haciendo (y no) ensayos. Muy buena música, comida riquísima, excelente compañía, muchísima confianza, reencuentros muy bonitos, varias sorpresas y la certeza de que "
Don Diablo se ha escapado, tú no sabes la que ha armado, ten cuidado... anda por rincones y se esconde en los cajones de la presa que decida conseguir..."


Ahora sólo preparar un examen y disfrutar las últimas semanas por acá.

...Yo quisiera darle un beso chiquitín,
'con un swing por aquí, por allí,
un beso chiquitín con un swing, ¡ja!


09 mayo, 2007

Vuelve la tinta verde

Pero yo me voy a España.
A ver al Amante Bandido, además de otros dos esperados reencuentros.
Ya casi termino mi último ensayo, casi...

07 mayo, 2007

Cambio de tinta

Mi mamá una vez me dijo que en la vida los amigos van y vienen, que no todos son para siempre y que todos, como las formas de su amistad, son distintos, porque la vida nunca es igual. Al principio no entendí muy bien, me pareció triste pensar que mis súper amigas de ese momento no fueran a ser eternas. Poco a poco he ido entendiendo sus palabras, sabias como las de todas las madres. Sin embargo, hasta este momento conservo a la gran mayoría de mis amigos, que no son pocos ni superficiales y como alguna vez escribí por aquí, son mi orgullo máximo.

De lo que no me queda duda es de la diversidad amistosa, de cómo cada amistad es distinta, va creando sus propios mecanismos para funcionar y se va alimentando de momentos precisos para darse forma, generar importancia y un lugar especial en la parte no tangible de nuestro ser. Tampoco es un secreto que me considero muy afortunado por los amigos que tengo, que se los digo cada que puedo y que hay pocas cosas que disfruto tanto como abrazarlos, aun con las palabras cuando la distancia entre nuestros brazos es inmensa.

Hay un tipo de amistad que es especial porque además del entendimiento mutuo y la infinidad de elementos (comunes y opuestos) para la diversión, la charla interminable y la crítica más feroz, confronta. Pocas veces he formado lazos tan fuertes como esos que tengo con una amiga cuya amistad es fuerte no por el tiempo o las situaciones que hemos afrontado juntos (que no han sido pocas ni sin importancia), sino por la intensidad con que se manifiesta en cada cuestionamiento, en cada confidencia, cada regaño, cada felicitación, cada llamada, cada lágrima, cada alegría y cada recuerdo.

No puedo pensar en nadie más que me haya llevado a conocer rincones tan inhóspitos de mi ser, que me haya hecho cuestionarme los fundamentos mismos de lo que creo es mi persona, que me haya marcado uno a uno y de la forma más clara posible mis errores, que me haya, usando sus términos, desarmado por completo, ni que me haya dado siempre, con pros y contras y previamente analizadas, las mejores soluciones. Porque con ella las cosas parecen tomar lugar en un campo de batalla donde las estrategias y la capacidad para actuar ante la sorpresa son la clave para ganar. Y este tablero, a través del cual me niego a ver la vida, no es otro que el de la inteligencia, en una de sus formas más puras y elevadas. Inteligencia tan humana que aun cuando lo quiere aparentar, nunca deja de ubicar las batallas del día a día en el mapa de las emociones, dándome el privilegio de compartir los aspectos más íntimos de su mente, que son más duros de abrir que aquellos del pudor… al confiar nos hemos desarmado mutuamente, hasta llegar al punto del temor, porque aunque yo insista que la vida no es una lucha como en las sagas del bien contra el mal, ella me ha enseñado, inteligentemente, que todos tenemos armas para sobrevivir el acto mismo de vivir.

No se bien cómo pasó, en qué momento se dio, ni si el momento preciso existió, pero empezamos a hablar y desde entonces no hemos parado en una conversación prolongada donde ha habido de todo, con una riqueza sin precedentes generando crecimiento incomparable. Muchas veces desde la alegría, otras desde la más transparente tristeza, algunas con coraje y otras con mucha ilusión. Con o sin justificación, con o sin razón, siempre con genuina emoción. Una eterna conversación que cansa la garganta cenando comida gringa o italiana, algunas veces en la madrugada a la orilla del mar, otras viendo una película o desayunando tortillas con huevo. A través de correos larguísimos o sólo con miradas cuando hay más gente, y en momentos casi sublimes, solos, en la complicidad del silencio. Lograr su silencio es quizá una de las tareas más difíciles, por eso cuando lo tengo, se convierte en tesoro, en un símbolo de mutuo acuerdo y sincronía, a pesar de todas las diferencias, de todos mis errores, de las expectativas, del estómago que también piensa.

Más allá de las divergencias en cuanto a experiencia, estructuras mentales y gustos culturales, o las similitudes en tanto estamos rodeados de sicópatas, tenemos serios problemas de egocentrismo y valoramos profundamente la honestidad, creo que nos unen los temores más profundos, siempre acompañados de ilusión y la certeza de que eventualmente, todo saldrá bien. Certeza, no creencia.

Hoy es su cumpleaños, y lo único que se me ocurre es cambiar el color de la tinta, que además ya se puede ver mejor, como una forma de agradecimiento, de felicitación y de anticipación a un largo abrazo que quedó, como tantas otras cosas, pendiente.

El morado y el verde se ven bien juntos y la próxima semana cuando nadie se acuerde que fue tu cumpleaños, yo me seguiré acordando de ti, porque me haces falta (y el chisme se acumula).

Feliz cumpleaños…
Un sapo.

06 mayo, 2007

¿Cómo pudo sucederme a mi?

Como que me acabo de dar cuenta, ya se fue abril.
El mes de las canciones y los poemas, la metáfora primaveral y cursi por excelencia.
Muchacha de abril, día de abril, una tarde de abril, llegará abril, aquel abril.
Quería hacer un post al respecto, se me ocurrió en marzo.
Ahora es mayo.
¿Quién me ha robado el mes de abril?

05 mayo, 2007

Harán una ronda a mi lado

Si yo me llamara Alfonso, tendría que vestirme de mar, con cinco sirenitas.
Y dirían que me he ido, hacia allá como en sueños...

Sintigo

Hoy estoy como Yuri, detrás de mi ventana.
Pero no me siento mujer porque lavo los platos.

Hay tanto del otro lado, y a la vez tan poco, que no me puedo concentrar.

03 mayo, 2007

Mente y cuerpo

Decidió dormirse temprano para levantarse a tiempo. Antes de acostarse apagó todo y pensó en la cantidad de aparatos que lo rodeaban, pensar en aparatos lo conectó automáticamente con un término distinto pero similar: instrumento. Recordó que en alguna clase tuvo que memorizar la diferencia entre ambos, se relaciona con el empleo de cada uno en relación, como siempre, con el hombre. Estaba por recordar la definición cuando alcanzó a identificar otra trampa de su mente, esas que son más inquietas e inoportunas que las de la fe, pues se aferran de cualquier pretexto para impedir el descanso. Hizo entonces como que oponía resistencia contra su mente, y dejó de pensar, concientemente, en los instrumentos y los aparatos, siempre conciente de su incapacidad para dominar al inconciente.

Los siguientes tres minutos fueron esfuerzos inútiles, porque no eran sinceros, por conciliar el sueño. Volvieron los aparatos, los tuvo que prender, para convertirlos en instrumentos. Activó la música antes de conectarse (… singing this song, singing along, makes it easier for me to see you go…) esperando encontrar algún amigo. Buscaba alguien con quien pasar una más de las madrugadas solitarias, en la lista había muchos candidatos, ninguno disponible para una conversación sarcástica, o existencial, o por lo menos entretenida. También pensó en las bondades de los aparatos ¿o instrumentos? del ciberespacio y los placeres casi prohibidos que una camarita podría brindarle a esas horas de la ya mañana. La estaba conectando, sintiendo cómo un calor casi auténtico se extendía por su cuerpo, cuando desistió. Recordó que tenía la esperanza de una visita ese día, más tarde. Prefirió esperar, en el refrigerador había una botella de vino. Vino blanco, aunque de uvas rojas, que tenía ya varios días enfriándose, esperando la visita, para pagar una deuda inventada con planes de terminar en la recámara, o donde fuera.

No se dio cuenta cuando los aparatos salieron por completo y ahora lo único que ocupaba su mente era esa botella de vino. La música seguía (… desde afuera nos miraba una luna enamorada que de envidia se moría al mirar lo que te daba…) , la noche distaba mucho de ser fresca, acordes de guitarra y ambiente melancólico, la botella enfriándose. Como queriéndose distraer buscó nuevamente sin suerte entre los contactos, seguía solo. Ahora su mente estaba ocupada por una botella de vino blanco que podría ser disfrutada en una cálida noche de mente inquieta. Inmediatamente sintió sed y sin pensarlo se paró para ir por agua a la cocina. Faltaban dos pasos para salir de su cuarto cuando su voluntad, siempre alerta, lo previno. Pensó que se había provocado la sed para abrir el refrigerador, al buscar una botella de agua fría ver la de vino y como el ambiente era ideal para una copita, caer. Se sintió entonces muy fuerte e inteligente, no iba a ser víctima de su mente fabricante de sed para tomar vino. Esa botella estaba reservada para la visita. Además por convicción y un temor que siempre había tenido hacia el alcohol, no tomaba cuando estaba solo.

Regresó al escritorio, orgulloso de dominar su mente. Prefirió ignorar su saliva cada vez más acuosa y con sabor a vino blanco. Insistía en apartarse de pensamientos sobre sed, agua, refrigerador, vino. También ignoró el excesivo nivel de sudoración presente por todo su cuerpo. Siguió escuchando (… en la posada del fracaso donde no hay consuelo ni ascensor el desamparo y la humedad comparten colchón…) mientras el aire entraba caliente por la ventana. Pensó en todo lo que tenía que escribir, además de los reportes del trabajo y los textos de la revista. Varias cartas, no quería mails, tenían que ser cartas escritas a mano, llevaba semanas posponiendo su escritura. Quiso creer que era un buen momento para escribirlas, y volvieron los instrumentos. Pensamientos sobre la carta vía un aparato o la carta como simple instrumento. Se negaba a profundizar, a caer en la trampa. Vino blanco, calor. Tampoco podía ser víctima de estos pensamientos transformados en deseo. El calor aumentaba, la silla estaba mojada. Decidió acostarse y tragar saliva mientras la sed, también, aumentaba.

La situación se volvió insoportable cuando las sábanas empezaron a escurrir. Pensó que aquel calor no era normal, era una noche cálida pero aun de primavera. Calor, sed, agua, vino. Vino, refrigerador, aparato, instrumento, computadora, mail, cartas, trabajo. Trabajo, escritorio, abanico, aire, aparato, calor. Calor, sed, agua, instrumento. La relación de ideas era cada vez más rápida, perdió el control que creía tener, la sed se había convertido en un malestar físico. No dejaba de sudar. En tres horas tenía que estar despierto, en la regadera. Regadera, agua, sed. Volvió a pensar en las trampas de la mente, no iba a bañarse sólo para poder tomar agua de la regadera a deshoras. Desvelo, sueño, sed, vino, cartas. No supo en qué momento empezó a llorar, le atribuyó el llanto a la música (… some are born to change the world some never even try, but darling you and I, we were born to cry…) y no pudo parar. Lloró silenciosamente, después con desesperación, finalmente a gritos. No podía dejar de llorar. Ni de sudar. La sed aumentaba. Todo estaba húmedo y caliente. No se dio cuenta cuando su vejiga se liberó. Había decidido tampoco ir al baño, le daba miedo caer en algún exceso víctima de la sed maquinada por su mente. Tomar agua del retrete por ejemplo, como en un programa de televisión. Televisión, aparato, mente. Instrumento, decisión, control. Calor, sed, vino. Visita, voluntad, mente.

Cuando lo encontraron días después, deshidratado, la botella seguía enfriándose y la música (… nada me han enseñado los años, siempre caigo en los mismos errores…) era apenas perceptible entre la humedad y los ruidos de afuera. Las ventanas estaban todas abiertas, frente al mar. La canción siguió...

28 abril, 2007

Ideitas...

Para que luego no digan que carezco de espíritu emprendedor:

- Deberían existir bicicletas que se puedan mover con los brazos, no sólo con los pies. Es muy injusto que la gente cuyo único ejercicio consiste en pasear en bicicleta tenga muy fuertes -y buenas- piernas y des-musculados brazos. También un aditamento para hacer fuerza con los brazos al caminar sería muy útil. Mejoraría la figura y salud de quienes no van a los gimnasios ni practican deporte pero sí se mueven.

- Insisto con mi idea de rentar camas individuales y por hora afuera de las universidades, algo así como una mezcla entre los hostales y las cápsulas-hoteles japoneses. Especialmente en aquellas instituciones donde el objetivo es la explotación del esclavo, perdón, quise decir alumno o empleado, y prohiben interactuar con el pasto. Podría extenderse a las empresas y centros laborales. Y en el mundo ideal post-emprendedor, sería un servicio y no un negocio.

- Siempre he pensado como un gran negocio la proyección cinematográfica, en vivo, de puestas en escena (no teatrales). Unir al cine con el teatro, devolver la magia del instante, de lo irrepetible, dentro de las tendecias de la globalización. Imaginen que en los cines de todo el mundo se pueda ir a ver, en vivo, una 'obra de teatro-película' en tiempo real, enviada por señales digitales desde algún estudio, teatro o locación en otra latitud. Se podría reactivar, a escala global, la importancia de las marquesinas y reivindicar el talento de los actores. Generaría todo un nuevo campo de acción y sofisticación para la dirección de cámaras y sonido, porque no me refiero a televisar una obra de teatro con escenario al frente, sería algo mucho más complejo, ofreciendo posibilidades que no dan ni el teatro, ni el cine, ni la televisión como los conocemos. Un nuevo lenguaje audiovisual, con el reto de que es en vivo y que ya no es tan fácil entretenernos. Sería más barato que hacer cine, disminuiría los riesgos de inversión en el teatro, aumentaría el valor de cada 'representación'. Sería refrescar la importancia de las técnicas teatrales creando algo nuevo, desempolvar la posibilidad de la imperfección, la sopresa y la improvisación que tanta falta nos hacen. Renovar la experiencia sensorial de estar frente a una pantalla gigante. Y así como Hollywood podría sacarle muchísimo provecho (imaginen una sesión especial cada año con los 4 actores ganadores del Oscar dirigidos por el director ganador, convertida en tradición... abarrotaría las salas de cine, se comercializarían las grabaciones, etc...), sería también una buena salida para nuevos artistas y corrientes alternativas sin los problemas de la distribución.
Generaría todo un debate filosófico sobre el tiempo, la postmodernidad, el espectáculo, la actuación, estrellas vs. actores, aspectos de hibridación, globalización, cultura, entretenimiento, piratería, tecnología...

- Así como Starbucks y sus copiones se han hecho multimillonarios comercializando algo tan barato como el café y ahora han invadido el mundo, alguien podría hacer un negocio similar (pero sin pretensiones tipo Wal-Mart por favor) con el chocolate. Chocolate frío, caliente, con sabores, texturas e intensidades distintas. Light, con leche de soya, deslactosada, con canela, sin canela... el sabor del mes, etc... El mercado es mucho más amplio que el del café, es menos dañino, y haciendo comercio justo podría beneficiar a muchos productores de chocolate además de los lecheros. No sabe igual el chocolate artesanal de Oaxaca que el Quick, así que si se vuelve un producto valorado y costoso, podría beneficiar no sólo a los dueños de la cadena chocolatera. Y si pensamos en las alianzas con panaderías tradicionales, o la incursión del tamal como postre a gran escala, mucha gente podría salir beneficiada. Digo si de consumir calorías y chismear un rato se trata, ¿por qué no hacerlo con nuestra cocina que es además más rica?. Por supuesto, lo de Starbucks era un ejemplo del producto y éxito, no de las formas invasoras.

Es impresionante a qué he recurrido con tal de no hacer mis ensayos. ¿Alguien me había imaginado tan... mmm... tec? Me estoy dando miedo. En fin, son sólo algunas ideas que me han dado vueltas en la cabeza por mucho tiempo, creo que son viables, con posibilidades de éxito y de alguna forma benéficas. Además siempre es bueno dejar una prueba de que 'a mi ya se me había ocurrido'. Por si saben de alguien que no sepa en qué invertir su dinero.

Ok ya, suficiente capitalismo por un buen rato, luego les comparto más ideas que revolucionarán al mundo.

21 abril, 2007

La Señora Mastretta

En la mañana fui a caminar al centro, iba leyendo 'Dones', una recopilación de relatos de Ángeles Mastretta... y empecé a llorar.

No es la primera vez. Hace tres años tuve sobredosis de alegría después de un concierto, la condición me duró varios días, fue tan grande que no dormí de pura emoción (emoción rima con Eugenia León, la culpable). Escuché mi música favorita, escribí varias cartas, hice llamadas y quería leer algo bonito. Fui a la biblioteca, saqué 'El cielo de los leones', también de A. Mastretta, y lloré mucho.

Un año antes mi mamá me visitó en las montañas, estar con ella me llenó de alegría y al partir me dejó un libro: "Mujeres de ojos grandes", cuyas vidas eran relatadas por Ángeles Mastretta. ¡Cómo me hicieron llorar!

Una escritora como ella debe tener muchos dones, mi favorito es el de aparecerse cuando mi mundo es más bonito que siempre y hacerme llorar... de felicidad.

"Casi cualquiera de nosotros ha tenido al menos un buen maestro del don de llanto, aunque a diario traicionemos sus enseñanzas para complacer al buen gusto y al arte de fingir fortaleza."
- Ángeles Mastretta, 'Don de lágrimas'

19 abril, 2007

Situation... Comedy?

Pensamos que hay situaciones que por definición sólo deberían pasar en los sitcoms, así como otras que nunca aparecen y quizá deberían.

Sabemos además que mi vida a-veces-casi-siempre funciona como una comedia de situación con tintes dramáticos donde por ser real, las reglas no son muy claras. Entran y salen personajes, cambiamos de temporada y de set, los sucesos siguen apareciendo… Nos damos cuenta, son cada vez más raros, absurdos, vergonzosos… chistosos. Hasta que entendemos que estoy muy lejos de ser un personaje de ficción, que ni a ellos les pasarían estas cosas, o posiblemente sí, en el futuro, cuando nosotros los escribamos.

Entonces pensamos en todo lo que estos personajes, los de la tele, no hacen, lo que no les pasa. Pensar en ‘lo que no es’ como forma de reconstruir lo que soy, y entender. Así nos damos cuenta: en los sitcoms la gente no se queda incomunicada a las cuatro de la mañana por fallas de las redes que conectan continentes. Reflexionamos sobre cómo los momentos de abrir el corazón tampoco forman parte de su cotidianidad nunca real. Recordamos que en estos programas hay momentos melosos, otros que hasta sacan alguna lágrima, diseñados para la catarsis en los finales de temporada, o los reencuentros, las bodas, funerales, graduaciones… predecibles momentos especiales que rara vez ocurren nomás porque si, en su día a día desfasado del tiempo.

Tenemos ahora (entre muchas otras) una gran diferencia, además de la falta de una pantalla, entre el sitcom y la vida: todos los momentos que no son graciosos, ni irónicos, ni penosos o imposibles de creer. Estamos pensando en situaciones que son bonitas pero no románticas, emocionales pero no planeadas para las lágrimas, momentos profundos, con mucha sinceridad, casi transparentes, sin que sea final de temporada, reinicio de una relación o la trágica desaparición de algún personaje.

Ejemplificamos pensando en una conversación entre amigos, de esas donde sin necesidad de tratarse de un episodio especial, uno le dice al otro que lo quiere, lo importante que es un su vida y lo orgulloso que se siente por sus logros, por su forma de perseguir sueños y de enfrentar la vida. Imaginamos que en esta escena de esas que nunca aparecen nomás-porque-si en los sitcoms, se mencionan también aspectos como la confianza y la honestidad, con tono de gratitud. Las personas, que no personajes, expresan la admiración que se puede sentir al saber que alguien importante está viviendo, y sintiendo, en toda su humanidad, a veces tan racional y otras tan animal, mesurada y desgarradora, pasional como la vida. Seguimos pensando en una repentina conversación entre amigos.

Pero lo sabemos: en la vida no seriada tampoco ocurren estos episodios con frecuencia, aunque deberían. Y si hablamos de deber, algunas personas no deberían coincidir en ciertas reuniones con propósitos científico$, pero lo harán. Otras no deberían violar ciertos códigos, pero lo hicieron. Hay momentos del sitcom y momentos de la vida.

Concluimos que por definición, ni la vida ni sus situaciones se rigen por definiciones.

Por eso podemos vivir en un sitcom, o reírnos de la vida, enojarnos con ella, o todo al mismo tiempo. Podemos excedernos en el absurdo y ser cotidianamente emocionales. Buscándolo o no. Podemos ser como esos personajes que también son personas y sentir, crear, vivir… siempre agradecidos de poder compartir las temporadas, de podernos abrazar aunque no distingamos la ficción de la realidad.

18 abril, 2007

- ¡Es impresionante cómo cambias cuando llega!
- ¿Si?
- Sí, mucho, tu cara se transforma, como que despiertas, no dejas de sonreir...
- Porque su sonrisa es contagiosa, lo ilumina todo.
- ¿Te gusta?
- Me gusta sentirme feliz, me siento muy feliz.

16 abril, 2007

A trabajar

Pared en Granada, abril 2007.

Ya regresé, el viaje me gustó mucho, estuvo largo y cansado... bastantes cosas que contar, mucha reflexión, expectativas superadas, lugares sorprendentes, buenos descubrimientos, personas que hicieron falta y un encuentro maravilloso. Pero me tengo que poner a leer para hacer muchos ensayitos. Por lo pronto ya hay más fotos en flickr, por aquí abajo está el mosaico para entrar. También puse algunas de las del viaje de diciembre, pero todavía faltan.

Pónganse a leer, y cuando puedan, viajen.

05 abril, 2007

Vacaciones

Estoy en Barcelona, construyendo más recuerdos maravillosos.
Sigue siendo mi ciudad favorita, algún día viviré aquí.

En la agenda del árbol se aproximan: Valencia, Madrid, Sevilla, Córdoba y Granada.
Son tiempos de vivir sueños.

30 marzo, 2007

La última mirada

Hace más de dos años vi La nao de China en una muestra de cortometrajes en la escuela, quedé fascinado y empecé a buscar más información sobre su producción, sus realizadores, sus premios. Así fue como me enteré del proyecto para hacerlo largometraje, recuerdo una nota en La Jornada que hablaba sobre Patricia Arriaga (la directora) y los procesos de pre-producción. Estuve esperando ansiosamente la película y vi varias veces más el corto.

Un año después, llega el Festival de cine de Guadalajara y con él el estreno de La última mirada como película participante en la competencia. En cuanto supe el día y la hora, todos mis planes de aquella pesada semana cinematográfica giraron en torno a la proyección de la película. Recuerdo muy bien que me salí temprano de la escuela, tomé varios camiones y caminé bastante para llegar con anticipación al teatro Diana. La proyección dió inicio con el elenco y los realizadores presentes, los protagonistas dijeron que era la primera vez que veían la película terminada, se sentía un ambiente muy emotivo.

Dos horas después, sorprendido, profundamente contento y conmovido, tenía una nueva película en la lista de las favoritas. La ovación fue muy larga, la prensa se fue sobre el elenco y la directora. Yo alcancé a saludar a Guillermo Arriaga, me presenté, le dije que me había gustado mucho Los tres entierros de Melquiades Estrada, y que por favor le dijera a su hermana que muchas gracias por hacer cosas tan bellas. Antes de irme, me aseguré de depositar mi voto en las urnas de Público. En una papel como en el que puse que Sólo Dios sabe me había parecido regular, le di la votación más alta a La última mirada. La película ganó el premio del público y la espera para poder verla en los cines había comenzado.

Hoy, por la columna de Lucero Solórzano en Excélsior, me entero del estreno de La última mirada en las salas comerciales este fin de semana, supongo que lograr su distribución implicó un gran esfuerzo, debemos responder a él. No se en cuáles ciudades o cines va a estar, pero por favor búsquenla, traten de verla, con belleza en la mirada.

"Creo firmemente que el mundo estaría mejor si tuviéramos todos
un poco más de fineza en el alma y más belleza en la mirada."

- Patricia Arriaga Jordán

29 marzo, 2007

Académicamente

Voy saliendo de mi último seminario de Cultural Theory.
Era mi hora favorita de la semana, la clase que más me gustó.
La más difícil, la más satisfactoria, con un profe como los que quiero ser.

Terminaron mis clases, lo que sigue son vacaciones, ensayos y un examen.
Hoy fuimos sólo 2 alumnos, el resto está haciendo los ensayos, o festejando.
Fin de cursos provoca alegría, para mi fue una despedida y un golpe de realidad.

Esta experiencia se termina, el regreso se aproxima...
Emociones encontradas como siempre.
Académicamente me deprime regresar, familiar y amistosamente ya me hace falta.

Fue la despedida de una clase muy importante, de las que marcan.
No me sentía así desde la prepa...
La gran diferencia: aquella vez me emocionaba lo que estaba por venir.

Insisto, académicamente.

23 marzo, 2007

Podría pasar la vida viendo documentales.

Recomendación: Elena Dimitrievna Diakonova Gala, una película de Silvia Munt.

22 marzo, 2007

Pasa ligera...

Recuerdo muy bien la primavera de primero de kinder, supongo que fue en el 89, con mi hermana por nacer y mi profesora Rita adoctrinándome sobre la belleza primaveral, campos con felices animalitos corriendo entre flores de todos los colores y árboles frondosos, brillantemente verdes. Entre el pastorcito oaxaqueño y el edén primaveral de mis dibujos pre-escolares me convencí: a partir del 21 de marzo Tijuana sería un paraíso y yo tenía que verlo. Y ahí tienen a mis padres llevando al terco niño al parque, incluso saliendo a carretera tras la decepción de ver que las calles seguían iguales y los pajaritos no cantaban amistosamente entre conejitos llenos de ternura corriendo por las praderas (inexistentes). ¡Pero si mi maestra me había dicho! ¡Ya era primavera! Naturalmente tal espectáculo como de mundo Disneylandia (nombre de mi kinder, ahora todo tiene sentido...) nunca sucedería, mucho menos en Tijuana, donde casi no hay árboles y los del Parque Morelos son de un verde cenizo, como casi toda la vegetación propia de TJland.

La asociación flores-primavera, que sí existe al otro lado de la frontera (tardé mucho en comprender por qué, si compartimos el mismo ecosistema) fue una de esas crueles señales de realidad de la infancia. Pero el trauma se ha ido superando, he estado en lugares menos secos, con cambios en las estaciones normalmente perceptibles a la vista. Ciudades como Guadalajara, donde con el gradual fin del invierno llegan a las calles y jardines flores de colores iluminándolo todo. Nuestras queridas jacarandas por ejemplo.

La vida también me ha llevado al mundo Disney fuera de los dominios de Mickey, lugares donde las artes decorativas se apoderan de los jardines y las flores de invernadero llegan en la primavera de la mano de expertos jardineros. Una fuerte partida del presupuesto de mi prepa, por ejemplo, está destinada a los jardines, a pintar de colores nuestra primavera... pero nunca nada como lo que me tocó ver el mes pasado aquí en la University of Birmingham.

Resulta que nomás se percataron del fin del invierno, se pusieron a plantar flores AMARILLAS por toooooooodo el campus, que ya viéndolo tan floreado, es MUY GRANDE. De un día para otro amanecimos rodeados de unas extrañas flores amarillas torpemente adheridas al paisaje natural. Entiendo la magnitud del trabajo, pero un poquito más de cuidado para que no parecieran fotmontajes tridimensionales hubiera sido apreciado, así como VARIEDAD en el color. Sin exagerar, el chistesito debe haber costado no menos de 100 mil libras y supongo que los lotes de flores por millón vienen en un sólo color. A mi me parece muy bonito embellecer el paisaje, hacer más agradable la vista, hasta efectos terapéuticos debe tener, pero hacernos sentir Dorothies en el camino amarillo me molestó casi tanto como el atentado contra el paisaje invernal que aunque les deprima, es hermoso.

Por donde camines, a donde voltees en dos kilómetros a la redonda (incluyendo caminos, estacionamientos, jardines, ESQUINAS DE LOS CAMELLONES o espacios de medio metro cuadrado de pasto bajo las ventanas de las residencias) verás flores amarillas cuya artificial distribución (mínimo las hubieran acomodado para dar el gatazo) hace evidente su falsedad. Pero no contaban con la astucia climática de nuestros desastres ecológicos, el frío regresó más poderoso que nunca. Las flores amarillas fueron víctimas de la nieve, ahora de la lluvia... y aunque sean criaturitas de la creación, me da mucho gusto que estén muriendo porque no, NO SE VEN BONITAS.

21 marzo, 2007

Primavera

Llegó la primavera y me puse político...

The personal is political

Puedo asegurar que para el estudio de cualquier disciplina relacionada con el análisis de la cultura es necesario recurrir en algún punto al feminismo. Sus cuestionamientos han generado marcos de referencia centrales para el entendimiento cultural contemporáneo, quizá por su alcance de transformación. Aún cuando para algunos el feminismo haya ‘pasado de moda’, la dominante inequidad de género, al igual que su misma evolución teórica nos demuestran su vigencia.

Fundamental para entender su impacto, es la etapa que los historiadores del feminismo han definido como 'Second Wave Feminism', una segunda generación de feministas comúnmente asociadas al pensamiento radical que deja atrás el enfoque libertario de sus antecesoras. Sin embargo esta segunda ola tuvo distintas vertientes ideológicas, algunas más apegadas al marxismo que otras, y aunque su auge está históricamente ligado con los años sesenta, su línea de pensamiento aún mantiene fuerza entre algunos académicos, activistas e investigadores.

A pesar de su diversidad para afrontar el problema de la opresión femenina dentro de un sistema patriarcal, el elemento clave que las pensadoras de la ‘época radical’ integraron al debate fue el poder. La inclusión de la noción de poder con las relaciones que éste genera cambió la concepción teórica del feminismo, llevando a un análisis de la esfera pública a partir de bases materiales más allá de las económicas, involucrando elementos de la vida privada. En este sentido, una de las más revolucionarias, polémicas e influyentes aportaciones del feminismo radical se resume en la frase "the personal is political".

Al afirmar que lo personal es político, se rompía la línea divisoria entre lo público y lo privado. Desde esta nueva perspectiva algunas feministas empezaron a trabajar partiendo de las relaciones interpersonales, el comportamiento sexual, el trabajo doméstico, aspectos de salud e incluso formas de vestir o hablar. Tomar en cuenta elementos ‘privados’ para intentar contrarrestar el sistema de opresión representó para algunos un atentado contra las bases mismas del imaginario filosófico. Incluir dentro de la esfera política aspectos tan 'íntimos' como el cuerpo y la relación de pareja, ‘concernientes sólo al individuo’, iba en contra de una tradición liberal basada en ideas de la Ilustración. Según los parámetros básicos del pensamiento occidental, el concepto de ciudadanía está ligado a la razón, sus procesos, decisiones, prácticas mediante las cuales se determina el espacio público. Si en ésta tradición de pensamiento la razón se opone a la emoción, los lazos afectivos, comportamientos psicosexuales, así como las instituciones y roles sociales ‘no racionales’, se encontraban por definición fuera del espectro político. “The personal is political” cuestionó ésta lógica, trayendo la vida privada a la esfera pública para luchar por la equidad.

Esta posición ha generado toda clase de cuestionamientos críticos. La frase remite a conceptos tan complejos, cambiantes y problemáticos como ‘política’, ‘poder’, ‘individuo’ o ‘privacidad’. Algunos rechazan el carácter privado de lo público, mientras otros aclaran que no todo lo privado es necesariamente político. Si bien la frase es problemática al ser llevada hasta sus últimas consecuencias, ha sido un punto de partida para la inclusión de factores sociales como el género a nuestra construcción como sujetos sociales.

Como Chris Armstrong reflexiona en su artículo ‘Complex Equality’, es posible decir que “lo personal es político y no debiera serlo”. En este sentido, lo personal no es categóricamente político, como propone tanta gente para quienes aspectos como la sexualidad deben mantenerse al margen de la privacidad. No obstante, lo privado se vuelve político cuando es el resultado de desequilibrios de poder, cuando formas de comportamiento que se supone deberían ser exclusivamente privadas no pueden serlo porque no cuentan con un marco de derecho básico que asegure su dignidad.

Por eso creo en la necesidad de entender como político lo que debiera ser estrictamente personal, para asegurar la igualdad de derechos y de oportunidades, para asegurar la posibilidad, inexistente, de una privacidad plena. Desde esta perspectiva es como entiendo el activismo. Porque estoy en contra de que nuestras identidades se determinen con base en tonos de piel, lugares de origen, preferencias sexuales, comportamientos reproductivos o creencias religiosas. Creo en los factores de identidad social como construcciones que son además procesos, cambiantes, intercambiables, no fijos o absolutos. Como también estoy en contra de que por tener algunos tonos de piel, ser de determinados lugares, tener ciertas preferencias sexuales, decidir sobre nuestro cuerpo, y profesar o no alguna fe, no gocemos todos de la misma igualdad, seguridad y libertad políticas. Lo personal es político mientras los desequilibrios de poder así lo exijan.

Lo personal se mantiene en la esfera privada cuando los valores y las creencias determinan, con pleno goce de las garantías individuales, el actuar individual (no el de los demás) en los asuntos privados. Desgraciadamente no todos tienen ésta posibilidad, por eso se necesita un marco legal que permita gozar estas libertades. Usarlas o no, se volvería entonces un asunto, ahora si, estrictamente personal.

Por eso nuestros políticos y líderes de opinión deberían aprender del ex presidente francés Valéry Giscard D'Estaing, citado hoy por Mayte Reyes-Retana en su columna de Milenio: “Yo soy católico –le dije a Juan Pablo II– pero también soy presidente de una República cuyo Estado es laico. No tengo por qué imponer mis convicciones personales a mis conciudadanos, sino que debo procurar que la ley responda al estado real de la sociedad francesa para que sea respetada y pueda ser aplicada. Juzgo legítimo que la Iglesia pida a los que practican su fe que respeten ciertas prohibiciones, pero no corresponde a la ley civil imponerlas con sanciones penales al conjunto del cuerpo social”.

México también es una República cuyo Estado es laico, en donde la ley debe responder al estado real de la sociedad, sociedad donde muchos asuntos personales son, aún, políticos. El feminismo ha demostrado que la lucha es lenta, pero posible.

18 marzo, 2007

Está nevando. Tan grande es el retraso que se juntaron el sol, la nieve y las flores de la casi primavera.

.

"Dijo el pez al león: quién pudiera ser una bestia feroz,
y el león discrepó: es más divertido ser un buceador.
En el mundo animal hay sus controversias como es natural,
pero fueron de pie para repartirse el arca de Noé."

Fábula, una de mis canciones favoritas de Mecano, del disco Descanso Dominical.

.

Tengo ganas de muchas cosas. Por ejemplo ir a un concierto y disfrutarlo mucho.

09 marzo, 2007

today

flickr of the day: the philosopher

song of the day: Imagínate que te quiero, Bosé.

quote of the day: 'Estoy haciendo un proyecto sobre... reggeatón', Yo.

08 marzo, 2007

Encuentro

- ¿Eres tú?
- ...
- Discúlpame... no lo puedo creer...
- No hace mucho desde la última vez, ¿tanto he cambiado?
- Aquella vez te sentías etnógrafo, terminábamos la maestría y compartíamos libros.
- Entre otras cosas...
- Y ahora tienes un consultorio... ¡Y un diván!
- Es opcional, también hay sillas.
- Estoy hablando en serio.
- Yo también, ¿prefieres seguir de pie?
- ¿Por qué estamos aquí?
- Generalmente esa es la primera pregunta, y la formulo yo.
- Vi tu nombre en el directorio, no aguanté... la curiosidad.
- ¿Qué buscabas?
- Terapia.
- Todos deberíamos hacerlo.
- ¿Me puedes explicar?
- Acuérdate de las salidas, cuando no podía enfocar mis entrevistas porque me contaban sus vidas, sus problemas... De los amigos, mandando gente a hablar conmigo... de las llamadas, las visitas...
- Entonces decidiste cobrar...
- Simplemente descubrí mi vocación, una misión...
- ¡Por favor! ¿También vas a misa?
- Encontré una forma de ayudar, generar un cambio de verdad...
- ¿Qué te pasó?
- Te fuiste, la tesis no tenía elementos suficientes. Hernán me sugirió usar el material como crítica a la sicología social, pedí asesoría y terminé haciendo el doctorado, sicología clínica.
- Y ahora consultas...
- Ahora lo hago profesionalmente...
- ¿Seguro?
- Te toca.
- Nunca hubo beca, me fui huyendo de un idealista radical del que me enamoré, alguien con tiempo para utilizarme pero no para incluirme en sus teorías, su vida... No seguí con la maestría, te veía en cada libro, en cada proyecto, dejé la carrera...
- Nunca pensé que...
- Tengo cuatro años ausente, viajé, regresé con mis papás, conocí a alguien y por eso decidí ir a terapia, para poder, quiero realizarme, tener esperanza... Sabes lo que implica para mí, y lo hice, dos recomendaciones, mucha incomodidad, decidí buscar por mi cuenta, abrí el directorio...
- Y estás aquí.
- Estamos aquí...

05 marzo, 2007

Sobre narrar

"En un mundo perfecto y terminante, el autor debería meterse un balazo al momento de terminar su ópera prima; afortunadamente, en un mundo perfecto no habría ficción. Y ya que estamos en esta porquería de mundo mal hecho habitado por entes defectuosos donde la ficción no sólo es necesaria sino indispensable, encuentro cuando menos poco nutritivo entregar estas líneas..."

"Pues se sabe que el único pleito relevante en la vida de aquél que cuenta historias es el que libra a diario contra sí mismo."

- Xavier Velasco hoy en 'Pronóstico del clímax', en Milenio.

25 febrero, 2007

And the Oscar goes to...

Tree's sitcom!

La realidad, SIEMPRE, supera a la ficción.

Hoy es noche de Óscares aunque no creo poder ver la ceremonia porque es en la madrugada, no tengo cable y todavía no se si los van a transmitir por alguno de los 4 canales que tiene la televisión de la sala. Ojalá que sí porque el 2006 ha sido uno de los mejores años en cuanto a cine comercial, además he visto casi todas las películas nominadas y me gusta la sensación masoquista de que no ganen mis favoritos. Si yo tuviera que elegir a los ganadores (de entre los nominados), los mejores serían:

Película: The Departed
Director: Martin Scorsese (The Departed)
Actriz: Kate Winslet (Little Children)
Actriz de reparto: Adriana Barraza (Babel)
Actor de reparto: Jackie Earle Haley (Little Children)
Guión original: Little Miss Sunshine
Guión adaptado: Children of Men
Cinematografía: Children of Men
Vestuario: The Devil Wears Prada
(De otras categorías como mejor actor y película extranjera no puedo opinar porque sólo ví dos de las diez nominadas, aunque se espera que gane El Laberinto del Fauno.)

Pero como esos son mis gustos, no soy un experto y sabiendo que los Academy Awards no se distinguen por reconocer siempre a lo mejor, y sí por dar sorpresas, premiar popularidades o 'pagar deudas', veamos qué pasa y si de verdad ganan Hellen Mirren, Forest Whitaker, Jennifer Hudson y Eddie Murphy, quienes se perfilan como favoritos. Con tan buen material, la noche puede traer sorpresas muy gratas, además de la refrescante conducción de Ellen, una lista de importantes celebridades como presentadores, más lo que se acumule entre los intentos por rescatar la gran noche del glamour en Hollywood.

Sólo pido dos cosas, que no gane Clint Eastwood otra vez y que mañana la prensa mexicana no diga 'perdimos como siempre', aunque ningún mexicano gane.

19 febrero, 2007

¿Impreso o mail?

¡Impreso y rosa !
And it comes with movies, music, pictures, magazines, puzzle cards and care bears!

Justo cuando estaba medio cansado de leer libros, como las que se cansan de los sapos, escuché el ruido extraño del buzón y necesitado de pretextos para distraerme corrí para encontrarme con un aviso. Tenía correspondencia en la oficina. ¿Qué será? ¿Quién me habrá mandado algo?... tenía que ir a recoger ese sobre en que aparecía mi nombre, pero como hoy no me había querido levantar, seguía con la camiseta que últimamente ha servido de pijama, y sin bañarme... a las 7 de la tarde-noche. Rápidamente me puse mi chamarra que todo lo cubre, un gorro para disimular mi despeinés, los zapatos y corrí a la oficina, en los edificios de enfrente. Estaba lloviendo y se sentía mucho viento, pero como después de la tempesad viene la calma, al salir con mi paquetito enviado desde allá, la lluvia se había ido, todo estaba tranquilo. Menos yo, que me moría de la curiosidad y la emoción. Me sentí como si me hubieran mandado flores. No se qué se sienta recibir flores, pero ya en mi cuarto, con el paquete abierto, leí que "En un mundo urbano y tecnológico, la flor es el vínculo esencial que nos une con la naturaleza", estoy de acuerdo. Me sentí unido, fotografías, palabras vinculándome con recuerdos y una amistad que al igual que ciertas flores, "no deja de sorprendernos, creciendo en el corazón mismo de la ciudad", o entre las ciudades, mucho mejor.

Me voy a ver María Antonieta, ya se me hizo tarde acomodando numeritos del 1 al 9... y quiero ir a comer una ensalada con brochetas, y después a bailar, ¿no?

Dicen que la familia no se elige... yo digo que no es cierto, ahora mi pared de fotos está completa.


14 febrero, 2007

Sincronía

Seriously, es 14 de febrero.

Y hoy, muy contento, leí que "en este día del amor y la amistad es bueno recordar a los buenos amigos..." creo que es cierto, así que visitantes de mi vida, sepan que los recuerdo mucho, aunque no sea día del señor Valentín (pero no el Elizalde, que por cantar feo... pues ya saben).

¡Qué bonito saber cuando eres importante para alguien muy importante!, sentirte parte de una amistad correspondida. Es como despertar un 14 de febrero, después de 15 horas de sueño, con las vías respiratorias congestionadas y encontrar señales de una valiosa amistad. Entonces el súper detalle desata reflexiones acerca de la grandeza de una amistad basada más allá del entendimiento mutuo y los intereses compartidos, en la diferencia para generar un complemento. Características opuestas se unen para llenar vacíos, relajar obsesiones, balancear talentos. Paralelismos que me llevan a pensar que a veces es cierto, dos cabezas piensan mejor que una, y esas cabezas, tan distintas en las formas, pueden estar en sincronía.

La sincronía es algo así como una unión temporal, que como trasciende el espacio, sólo se podría ubicar en nOwhere, las tierras que albergan, entre otras cosas, las raíces del árbol. Al estar unidos en el tiempo, nos volvemos instantes, donde lo importante es el fondo, aunque las formas, sutilmente, nos recuerdan quienes somos.

Porque tu sobre me llegó hoy, en la mañana, el día preciso, como estaba planeado. El mío lo mandé apurado, tarde y en consecuencia lo abriste un mes después. Porque dos posts antes hablaba de retrasos y perfección. Y ayer, de como ya no iba a ver gente en mamelucos azules, lo último que vi antes de dormire. Hoy, me despierto y lo primero que veo es un sobre y...

Seriously? Seriously!

Sincronía porque ayer necesitaba un abrazo y hoy siento que tengo muchos. Y se los comparto porque además de ser 14 de febrero, es un día bonito. ¡Recíbanlos pues!

13 febrero, 2007

Monólogo

Humano 422.- (Simula hablar con alguien a través de una pantalla) Ya se estaba acabando, Into you like a train, ¿te acuerdas?, si, el del accidente, después de so pick me, choose me, love me, después de la espera del bar y los papeles del divorcio. ¿Y? pues nada, que es muy claro el simbolismo con el caso del tren, y el elegir no sólo a quién salvar, sino a quién dejar morir, y su paralelismo con la relación. Y ella estaba aquí, llorando, claro con sus memories, ya si no, y siempre llora tan bonito y el episodio es tan triste, que me contagiaron. Luego salió corriendo, se le hacía tarde. Pero yo no quería llorar, lo que quería era dormir, lo que necesitaba era un abrazo, para no dormirme con esa sensación de dolor que ni es mío. Pues lo que se me hizo más fácil, ir a su cuarto, tocar y pedir un abrazo, digo, ya hay confianza, indicios de amistad. Pues nada, que me abracé yo mismo con sus brazos inmóviles de por medio, y luego se rió, pero al ver mi cara se asustó y como que se preocupó, me preguntó si estaba bien. Claro que le dije que no estaba bien, pero tampoco mal, que sólo estaba sensible por un programa de televisión, y moquiento por el flu. Lo que no le dije es que ahora estaba más triste porque me dí cuenta que no puedo ir a pedir abrazos a la puerta de enfrente. ¿Cómo que qué? pues se volvió a reir, y me dijo que lo único que quería era llamar la atención. ¡Ajá! como si yo fuera un espejo. Y yo pensé, ah no, para llamar la atención está el blog, y vine y se me cruzó un post sobre un super8 del pasado y comenté y me di cuenta que parecía un borracho. Porque no he dormido. Entonces pensé que había que hacer mucho drama y escribir la historia de este fallido intento de abrazo, finalmente sólo quiero llamar la atención. Por eso me voy a dormir y ya no veré gente en mamelucos azules peleándose por una pierna peluda o por un doctor indeciso. Aunque aquí entraría un mameluco color salmón. Pero ¿quién que se respete a sí mismo usaría ese color para operar?... Seriously? Seriously!

(un bostezo prolongado y se cierra el telón, bueno la mac)

12 febrero, 2007

Nieve tardía

White Sociology House, by humantree.


En Perú harán sonar alarmas públicas como medida contra la impuntualidad. Puede ser que funcione, aunque los retrasos permanecerán. Los latinoamericanos hemos interiorizado el retraso como un distintivo cultural tan profundo que para muchos 'latino' y puntual son conceptos opuestos. Tan opuestos como un libro y una piedra, o un abrazo y una patada, que de opuestos tienen muy poco. Nosotros llegamos después, un libro puede tardar una vida, una piedra rodar lentamente, un abrazo hacer como que nunca llegará y una patada manifestarse cuando es demasiado tarde.

Demoras hay muchas, todos esperamos en mayor o menor medida, y aquello cuya llegada queremos acelerar aparece tarde, cuando muchas veces cualquier rastro de impaciencia y curiosidad se han perdido. Entonces la espera se vuelve sorpresa, y el tiempo de expectativa se muda al almacén vacío del olvido, la desesperación que en ocasiones se transforma en ira queda, como la Historia, olvidada. Y todo es novedad como en los retardos artísticos, o comodidad cuando por fin llegó el tren, o alivio, como en la interrupción de los atrasos femeninos.

Quizá por eso existen fechas límite, plazos para presionar, como las campanas de las iglesias, los relojes y los calendarios. Para contar, para organizar, generar, producir. E inventamos el tiempo, como unidad pero también como regla, para ser roto. Y nos da por retarlo, por estirarlo, intentamos también exprimirlo, no nos queda más que esperarlo y por qué no, olvidarlo. Entonces el tiempo se vuelve la medida de la vida, y nos basamos en una perfección imposible, nos lo advierten, con su puntual tardanza , los retrasos.

El cuerpo, por ejemplo, vive con ansias el deseo, para que cuando éste pase, llegue tarde y sin esperarla, una caricia imprevista, sorpresiva. La vida nos burla. Pero hay atrasos que son distintos, porque tenemos pueblos para los que una existencia mínimamente humana lleva siglos demorando, regiones en donde la espera por la dignidad parece no tener fin, y si el ansia no termina, el anhelo no llegará, siquiera, con retraso. También hay inviernos del norte a punto de terminar sin rastros de frío, costas cálidas congeladas, glaciares derretidos y trópicos helados. Lluvias con años de retraso en regiones que no eran desérticas.

Aquí en Birmingham la semana pasada por fin nevó, el paisaje se volvió blanco, una blancura demorada, cuya pureza no debe borrar la expectativa constante de los meses pasados. No se trata de la vida sorprendiéndonos con copos tardíos como si fueran besos inesperados. Cuando somos capaces de demorar la dignidad, el frío o el calor, estamos perdiendo la noción del tiempo, cayendo en las trampas de un juego diseñado por nosotros mismos. Se nos olvida que no es lo mismo llegar tarde a una cita que jugar con nieve retrasada. Nieve que aunque tardía es agua, como un libro es una planta, como una piedra es polvo, un abrazo se vuelve un refugio y una patada contacto.

Quizá se demore para demostrarnos que a diferencia de nosotros, la naturaleza no olvida la Historia ni es impuntual. Es un refugio que no llegará tarde a su cita para hacer contacto con el polvo que somos, aún cuando a sus tiempos, como a una planta, no los podamos entender. Mientras eso sucede, y como quizá nuestro tiempo termine antes, nos emocionamos con la nieve, que como nosotros, no escuchó la alarma a tiempo.

messenger

M: que haces eh..

A: escucho a ana bárbara...

A: y me rio mucho...

A: y lo pongo en mi nick

M: JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

M: oye como son los mexicanos estando alla eh

A: no se

A: no me junto con ellos

M: jajaja

A: que perra!

09 febrero, 2007

Estoy de acuerdo, los humanos debemos interactuar.
¿Y cuándo no se puede?
El no poder implica, claro está, el fallido intento previo.
Una y otra vez.

Curiosamente los árboles están solos, no hablan, parece que sólo escuchan.
¿Se cansarán?